circle

Fide, un niño más disfrutando del campamento de verano de su pueblo, Molinaseca

El pequeño se adaptó feliz a las actividades previstas para los chavales de su edad, aunque en su primer día prefirió no subirse a las piraguas

Fide, un niño más disfrutando del campamento de verano de su pueblo, Molinaseca
El pequeño Fidel se incorporó este lunes al campamento de su pueblo. | TRIBUNA
Susana Martín
Susana Martín
Lectura estimada: 3 min.
Última actualización: 

Fide, el niño de Molinaseca que también quería ir de campamento, ya ha empezado su campamento. En su pueblo le pusieron algunas pegas, pero triunfó la cordura. En el Ayuntamiento quisieron rechazarlo por no ser un niño 'normal', pero sus padres iniciaron una recogida de firmas por su inclusión y muchos (inlcuída una ministra) mediaron para que tal despropósito se solucionara...

Mamá Eva prefirió no acompañar a su hijo al "primer día de campamento". Sabe de sobra que Fide padece una 'mamitis' en grado severo, así que fue el padre, Alberto, el encargado de llevar al pequeñajo a las diez de la mañana. 

Fidel se despertó por la mañana como el resto de los niños del pueblo, con ganas de jugar con los demás. Pantalones oscuros, camiseta azul, mochila azul, gorra azul, gafitas azules y una sonrisa enorme. "Que te vas a jugar con tus amigos", le dijo Eva antes de plantarle un saco de besos en la mejilla. "Mamá, mamá, mamá", le dijo, y eso que los médicos creyeron que quizá nunca hablaría. Por suerte, en eso se equivocaron, como en lo de que tendría movilidad reducida: Fide tiene un trastorno del espectro autista, hidrocefalia y algunas patologías más, pero su evolución está siendo "de no creer", cuentan sus padres, que muestran orgullosos sus vances subiendo escaleras, tocando el piano y balbuceando algunas palabras.

Fide salió de casa de la mano de papá, tan contento. Al llegar al campamento, echó unas lagriminas (era su primer día), pero pronto se adaptó y un buen rato después empezó a jugar con el resto de niños del campamento. "Le ocurre eso cuando llega a un lugar nuevo, le cuesta un poco, pero pronto se adapta", cuenta Eva, que precisamente por eso prefirió no acompañarlo ella, "se hubiera llevado un berrinche al despegarse de mí".

Hasta que se acostumbre, será Alberto quien lo lleve cada mañana al campamento. Luego ya mamá, cuando se adapte a la despedida. Les han contado que este primer día lo ha pasado "muy tranquilo, muy bien y muy contento". Sobre todo cuando llegaron al río y jugaron a la pelota, el juego preferido de este pequeño de 5 años. 

Fide se negó a subirse a las piraguas en su primer dia de 'cole'. Eva se lo imaginaba, "porque tiene problemillas de equilibrio y cualquier cosa nueva le cuesta la vida, pero poco a poco para que no se lleve berrinche".

Este martes, y el miércoles, y el resto de las mañanas de este mes, Fide se irá adaptando a esta actividad de verano. Exactamente igual que el resto de los cuarenta niños inscritos, aunque a él le cueste un poco más.

Por las tardes, en el supermercado, en el parque, en el río, a los Ochoa Valez se les sigue acercando gente para mostrarles su cariño. El desacertado veto al niño en el campamento del Ayuntamiento de Molinaseca generó tal cadena de solidaridad, que los padres siguen abrumados por miles de muestras de apoyo llegadas por todas las vías.

Los padres de Fide están "infinitamente agradecidos a todos, y especialmente a la ministra de Infancia y Juventud" e insisten en que su gran satisfacción es que este caso tan desafortunado haya servido para visibilizar la discriminación que aún padecen a veces las personas que sufren algún tipo de discapacidad. "Ojalá todos nos concienciemos y nadie vuelva a ser vetado por no ser lo que se considera normal", insiste Eva, "todos los niños tienen que tener las mismas oportunidades, nosotros creemos firmemente en la inclusión".

A Fidel no le gusta que tantos desconocidos se le acerquen e intenten achucharlo, aunque en eso no hay mucha diferencia con la reacción que tendría cualquier niño de su edad cuando se le acerca una vecina besucona ;) Le rondan siempre Eva o Alberto para dar las gracias por tantas buenas intenciones y explicar que Fide a veces vive 'en su mundo' y le cuesta un poquito más que a otros entender éste.

La historia con final feliz de este niño con necesidades especiales de Molinaseca vetado en el campamento de su pueblo la dio a conocer a finales de junio Tribuna León. Decenas de medios locales y nacionales se sumaron a la cadena de solidaridad con este caso. #TodosconFidel hasta lograr que el niño pudiera unirse a sus amigos del pueblo en un campamento de verano.

Final feliz para todos y lección aprendida en el Ayuntamiento de Molinaseca: todos los niños tienen los mismos derechos.